Santiago Madruga, Director General de Red Hat Iberia

Santiago Madruga, Director General de Red Hat Iberia

¿De qué manera desarrollan el cloud computing en Red Hat?

En Red Hat, creemos firmemente que la única manera que tienen las empresas de poder adaptarse a los cambios que su negocio pueda necesitar en el futuro, es evitando la dependencia del fabricante, o vendor lock-in.

Por eso, el modelo de desarrollo de Red Hat apuesta por la cloud abierta, capaz de integrar y evolucionar. En primer lugar, todo el código de software es open source y está desarrollado en colaboración con diversas entidades. En segundo lugar, la plataforma de cloud de Red Hat está diseñada para soportar un gran abanico de sistemas operativos, middleware, hipervisores y plataformas de cloud pública, dando opciones a las empresas en vez de encerrarlas en una tecnología en concreto. Por último, Red Hat está trabajando activamente con el resto de los fabricantes más relevantes de TI en los estándares que facilitarán la interoperabilidad entre diferentes plataformas de cloud.

En lo referente a software, Red Hat ha ido sumando a su portfolio numerosas tecnologías sumamente interesantes para su uso en cloud, como el sistema operativo, la capa de middleware, gestión y más recientemente almacenamiento en cloud, ofreciendo una de las plataformas más completas del mercado.

¿Por qué cree que el cloud es tan beneficioso para las empresas, actualmente?

Los negocios operan ahora a un ritmo mucho más rápido y de forma más globalizada que nunca. Las incertidumbres económicas actuales requieren que todas las empresas puedan reaccionar de manera más rápida y ágil, algo a lo que la mayoría de las arquitecturas tradicionales de TI no pueden hacer frente. El cloud computing se ha convertido en una plataforma altamente flexible que tiene el potencial de ofrecer mejores servicios de TI a las empresas y en la forma más adaptada a sus necesidades, con características clave como rapidez, flexibilidad y agilidad.

El cloud computing permite lograr aquello que las empresas siempre necesitan: mayor agilidad y flexibilidad, a la vez que se mantiene el control que los departamentos de TI quieren. En los últimos años, el cloud ya se ha asentado durante el tiempo suficiente como para dejar de ser una tecnología nueva y se ha convertido en una opción clave para diseñar el plan estratégico de TI en la empresa. Hoy en día, la nube se ha consolidado dentro de la arquitectura de TI y todas las organizaciones necesitan tener una estrategia para sacar provecho de lo que tiene que ofrecer. Al formular su estrategia de cloud, los responsables de TI deben asegurar que estas características clave de flexibilidad, agilidad, rapidez y control están claramente plasmadas en los sistemas y soluciones que planean implementar.

La estrategia de cloud que se elija hoy tendrá un impacto en la empresa durante muchos años. Red Hat Cloud Infrastructure proporciona una alternativa basada en estándares que favorece la interoperabilidad y evita quedar atado a un determinado fabricante (lo que se conoce como “Vendor lock-in”). Este aspecto es especialmente relevante al planificar una arquitectura de cloud empresarial a largo plazo.

¿Cuáles son las principales ventajas que aporta a las organizaciones?

Red Hat Cloud Infrastructure está construido sobre Red Hat Enterprise Linux y Red Hat Enterprise Virtualizacion, lo que proporciona unos cimientos sólidos y probados para la plataforma de cloud. Esta solución ayuda a implementar y gestionar un centro de datos virtual o una nube privada abierta para desplegar y gestionar de manera eficiente las cargas de trabajo empresariales tradicionales, así como las nuevas cargas de trabajo diseñadas para la nube. Entre las principales ventajas que aporta Red Hat Cloud Infrastructure, destacan:

  • Gestión de la virtualización a un coste accesible y con máxima flexibilidad: Por una parte, al tratarse de una plataforma abierta, proporciona mayor capacidad de elección e interoperabilidad, evitando el “Vendor lock-in”. Por otro lado, permite unificar la gestión de múltiples hipervisores y tecnologías de cloud a través de un único panel y proporciona visibilidad sobre las capacidades y usos, gestión, automatización y orquestación optimizada de las cargas de trabajo y los recursos. Todo ello se suma a los mejores resultados en cuanto al rendimiento y escalabilidad de la virtualización (benchmarks SPECvirt y TPC-C)
  • Cimientos para la nube privada: Red Hat Cloud Infrastructure permite a las organizaciones acelerar la capacidad de sus entornos de nube privada con tecnologías de virtualización abiertas con menor coste, unificándolas con las capacidades de virtualización propietaria existentes. Además, permite el despliegue de clouds privadas basadas en OpenStack apoyándose en las tecnologías empresariales de Red Hat.
  • Visión de Red Hat para la nube privada: Red Hat Enterprise Virtualization junto con Red Hat CloudForms permiten a las organizaciones construir, mantener y ampliar una nube privada empresarial con múltiples tecnologías de virtualización heterogéneas desde una sola interfaz. Los clientes actuales pueden desplegar los productos de virtualización y cloud de Red Hat con la seguridad de que podrán interoperar en un futuro.

¿Cómo ve el sector del cloud en España?

En España existe un gran potencial para el cloud. Las empresas buscan en el cloud una mayor agilidad y reducción de costes y los clientes empiezan a tener interés en invertir en esta tecnología, pero la mayoría aún no han dado el paso decisivo para adoptarla, por lo que existen también grandes oportunidades para los proveedores.

Red Hat está ya trabajando en proyectos de cloud con grandes clientes en España y no hay duda de que el lanzamiento de Red Hat Cloud Infrastructure va a ser de beneficio para un gran número de empresas en el futuro, especialmente porque permite trabajar con todo tipo de tecnologías (no sólo las de Red Hat, sino también otras complementarias o competitivas, como pueda ser VMWare) y gestionar cargas de trabajo entre distintas clouds, privadas, públicas o híbridas. La tecnología cloud está siendo un gran éxito, y lo va a ser aún más.

¿Qué desarrollos se van a realizar de ahora en adelante en materia de cloud?

Este mes de junio hemos anunciado el lanzamiento de Red Hat Cloud Infrastructure, que permite a las empresas crear y gestionar nubes privadas de Infrastructure-as-a-Service, mediante la virtualización del centro de datos y tecnologías de gestión, al tiempo que proporciona una rampa de acceso hacia soluciones de infraestructura cloud altamente escalables, como Red Hat OpenStack. Red Hat Cloud Infrastructure permite a las organizaciones implementar infraestructuras convergentes que aumentan el valor del departamento de TI, mejoran la gestión y se adaptan al futuro.

El enfoque que plantea Red Hat a corto plazo es comenzar con una nube privada abierta basada en CloudForms, nuestra solución de gestión cloud, y en Red Hat Enterprise Virtualization, e incorporar nuevas arquitecturas de aplicaciones en la nube alojadas en Red Hat OpenStack.

Nuestra propuesta es trasladar el modelo tradicional de la empresa hacia cargas de trabajo habilitadas para la nube, y transformar las TI en un servicio de valor añadido: en los términos y plazos que requieran las propias organizaciones y sus aplicaciones, de acuerdo con sus políticas y procedimientos de TI.

A medio plazo, Red Hat pretende que las empresas administren toda su infraestructura en una sola operación, incorporando múltiples tecnologías de hipervisor, junto con Red Hat OpenStack y proveedores de nube pública, migrando dinámicamente las capacidades y cargas de trabajo.

¿Qué novedades se presentan en Red Hat respecto al cloud?

El principal valor que hoy aporta Red Hat con la nueva solución Red Hat Cloud Infrastructure es la de ofrecer todos los elementos necesarios para desplegar y gestionar una infraestructura de cloud abierta, desde el sistema operativo hasta la plataforma de virtualización y las necesarias herramientas de gestión. Al mismo tiempo, proporciona la flexibilidad necesaria para integrar las tecnologías heterogéneas que necesitan las organizaciones. Éstas requieren una plataforma híbrida que integre plataformas físicas, virtuales, cloud públicas y privadas.

Una verdadera plataforma de TI híbrida no consiste en conectar varios silos independientes, sino que requiere una infraestructura interconectada, integrada e interoperable de manera fluida. Esto es precisamente lo que presenta Red Hat, una solución abierta y basada en estándares, que deja en manos de los usuarios el control de su plataforma de TI actual y su diseño futuro, abierta a la innovación.

¿Qué perspectivas generales de futuro augura para el cloud?

La propuesta de valor original y esencial de la nube es convertir los recursos informáticos en consumibles disponibles bajo demanda. El valor de la nube radica en el hecho de que tareas que antes requerían grandes inversiones en hardware se pueden realizar ahora en hardware económico que a menudo ni siquiera es propiedad de la organización que lo utiliza.

El riesgo que corre esta perspectiva en el futuro es caer bajo el control de plataformas propietarias que bloqueen la flexibilidad bajo el yugo de un único fabricante. Si el problema del vendor lock-in no se gestiona cuidadosamente, corremos el riesgo de dar un paso atrás en las promesas de flexibilidad y capacidad de elección que augura el cloud.

La perspectiva que defiende Red Hat es asegurar que el cloud mantiene abiertas las opciones para que los clientes puedan elegir entre diferentes alternativas, adaptarlas a sus necesidades y combinarlas o cambiarlas cuando sea preciso. Esta perspectiva de nube híbrida y abierta es lo que buscamos en Red Hat, y lo que realmente creemos que es más beneficioso para nuestros clientes y para el mercado. (425 visitas)