Cuando un sitio web no se supervisa y no se mantiene actualizado, puede dar una primera impresión incorrecta a nuevos clientes potenciales. Un sitio web que no esté en línea y funcione correctamente las 24 horas del día, los 7 días de la semana, también resultará en una pérdida de ventas. Como propietario de un negocio, debe concentrarse en administrar su negocio y establecer relaciones y no en lidiar con estos problemas técnicos y problemas que podrían surgir.